Anuncios Patrocinadores

5/2/2013

Pintor: Hans Holbein, "El Joven", biografía


HOLBEIN, Hans Holbein, el joven
Ana de eleves (1539)
MUSÉE LOUVRE PARÍS
Óleo y temple sobre pergaminomontado en tela, 65 X 48 cm


Hans Holbein, el joven, puede ser verdaderamente considerado como un pintor internacional. Nació en Augsburgo, Alemania, hacia 1497. Su padre fue el pintor más distinguido de su época en el sur de Alemania, y el joven Hans empezó a aprender el oficio en el taller del mismo. En 1515, encontramos al joven Holbein en Basilea, donde, en primer lugar, fue presentado en el próspero círculo de filósofos humanistas. Su primer encargo consistió en la decoración de libros para el editor de las obras de Erasmo de Rotterdam. En 1519, llegó a presidente del gremio de artistas de Basilea. Entre 1519 y 1526, pintó casi todas las obras religiosas que debía de realizar en su vida; entre sus grandes cuadros de este período están los laterales del órgano realizados para la Catedral de Basilea. También realizó muchos retratos de la clase comerciante que gobernaba Basilea. Su primera estancia prolongada en Inglaterra, de 1526 a 1528, constituyó sólo el comienzo de una larga asociación con ese país. 

Tras su regreso a Basilea, se dio cuenta de que la vida y libertad de los artistas era allí gravemente entorpecida tras la destrucción de muchos cuadros religiosos por orden del Concejo Municipal, en 1529. En 1532, Holbein regresó a Inglaterra, donde había de alcanzar grandes éxitos. Desde 1536 hasta su muerte, estuvo casi continuamente al servicio del rey Enrique VIII, y también fue protegido por destacados miembros de la Corte. Entre 1537 y 1539 estuvo ausente de Inglaterra, con el encargo del rey de pintar los retratos de ciertas princesas a las que consideraba como posibles futuras esposas. Una de ellas, Ana de Cleves, se convirtió en la cuarta esposa de Enrique ... solo para divorciarse de él al cabo de seis meses. Pese a las largas y fructíferas relaciones de Holbein con Inglaterra, seguía siendo ciudadano de Basilea cuando murió en Londres, en 1543.

Holbein fue un gran maestro del alto Renacimiento. Aunque las influencias medievales llegaron a él por intermedio de su padre, fue impulsado inevitablemente más por una pasión de la  realidad que por piedad religiosa. El espíritu de Holbein se formó en una época de gran agitación religiosa. El pintor aceptó, aunque no sin objeciones, la fe luterana de la ciudad de Basilea. Sin embargo, no buscó en la religión sólo el significado de la vida humana. 

Las fuentes de su arte estaban en el pleno conocimiento de la humanidad y del mundo que le rodeaban. Por este motivo, quiso conseguir sobre el lienzo la visión más penetrante de los personajes que retrataba. Al no tratar de glorificar o idealizar las figuras humanas, procuró presentadas como eran. A medida que su talento maduraba, cada vez era más capaz de reflejar en la pintura su profunda visión de la personalidad humana. Sus retratos de Erasmo y de Sir Thomas Moro constituyen magníficos ejemplos de esta habilidad. Tal vez su aislamiento de los acontecimientos reales y su completa dedicación a su obra le permitieron conseguir cuadros sorprendentemente realistas, que describen no sólo a individuos determinados sino a personajes representativos de su clase o incluso de su sociedad. 




No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...