1 de noviembre de 2017

Semblanza de Emiro Garzon Correa, Escultor de Colombia, 1957


José Emiro Garzón Correa, su nombre de pila, conocido como Emiro Garzón, natural de Belén de los Andaquies, una población en el sur del departamento del Caquetá, es un escultor colombiano nacido en el seno de una familia de campesinos.  La obra de Garzón es humanista figurativa, gira en torno a la cotidianidad del ser humano y temas de orden social, sin embargo durante las últimas dos décadas su obra se ha concentrado en la mujer común pero sensual, aquella que trabaja y sufre.  Sus esculturas son un homenaje permanente a la fémina, en sus bronces "exagera"  la feminidad, con curvas generosas representa la mujer colombiana en los diversos oficios que realiza.
Emiro Garzón, trabajando en el modelado del torso femenino en su taller de la Jagua, pequeña población en el sur del departamento del Huila.



Caballo en bronce a la cera perdida, escultura figurativa de caballo parado en dos patas. 

Monumento Vendedor Informal, Centro Comercial los Comuneros en le centro de Neiva Huila Colombia
Mujer trompetistas, escultura en bronce, semidesnudo femenino. 



Escultura de la serie caballos en bronce 

De la serie mujeres Lavanderas, representación del desnudo femenino, mujer lavando ropa, oficios del hogar.  Las lavanderas de Emiro, como les dicen a estas piezas, fueron las que dieron su reconocimiento a nivel nacional e internacional.  

El volumen exagerado en las caderas y pechos de la mujer es una obsesión constante en las esculturas de Emiro Garzón. 

Mujer trabajando el café, una actividad común en los campos del Huila.  La feminidad es una constante en las esculturas y monumentos de José Emiro Garzon Correa. 


Mujer Urbana y Hombre Campesino, monumento en bronce se encuentra en una de las entradas de la Plaza Mayorista de Sur Abastos 

Las esculturas de Emiro, generalmente representan la desnudez del cuerpo en medio de composiciones con elementos distintivos de labores propias del hogar, trabajo del campo, maternidad o simplemente representado actividades de lectura o descanso.

Conmovido por los problemas sociales de su país, el escultor también ha realizado una serie de esculturas en bronce con temas de los desplazados, motivado por la violencia de los campos de donde es oriundo.

Emiro Garzón Correa es considerado uno de los escultores vivos más relevantes de Colombia, ha sido de objeto de múltiples homenajes como el recibido durante la apertura el 13 de septiembre en el festival internacional de arte sin fronteras por la paz de Colombia en el MACH en Neiva Colombia otorgado por la Organización Mundial de Artistas Integrados.

Trabajador de la Construcción, obra de 1978, monumento elaborado en ferro-concreto.

Unos de los primeros monumento públicos en la ciudad de Neiva es Homenaje al Trabajador de la Construcción, instalado en 1978, ubicado en el Barrio Granjas, cerca al edificio de Comfamiliar.
"Los Desplazados", escultura de Emiro Garzón 

En cuanto a la técnicas de sus esculturas de pequeños calado y monumento públicos son de diverso materiales, se destaca la utilización de acrílicos, madera, ferro-concreto, látex, y otros materiales.  El bronce a la cera perdida es el más utilizado en sus obras, el noble metal lo podemos encontrar en monumentos como La Lavandera, Mujer Urbana – Hombre Campesino, leones, el Cortejo, Vendedor Informal, Niña Tomando Vuelo, Relieve Cruzando el Rio, Torre del Mohán y otros.


No hay comentarios. :

Si te gusto el artículo compártelo en tu Facebook!

Buscar: