22 de diciembre de 2010

EL PODER DE LA IMAGEN





Cristo Juez y la Virgen (detalle del Jucio universal) Miguel Ángel 1537 1538 
Ciudad del Baticano Capilla Sixtna Roma.


Por: JAVIER VILLALBA


Una gran exposición, en la Galería Nacional del Grand Palais de París, reivindica la obra de unos jóvenes artistas que en los años sesenta rompieron todos los esquemas y normas de lo artísticamente correcto. Por aquel entonces, no había más caminos que los que Nueva York marcaba; es decir, todo debía ser arte informal y abstracción, por supuesto. Pero en vísperas del mayo francés del 68, un grupo de artistas de muy diversa procedencia que coincidió en París y que creía en la pintura como medio de acción, decidió saltarse todas las normas y códigos, creando un nuevo realismo basado en el poder de la imagen. Los tiempos no fueron fáciles, sino todo lo contrario, y hasta el propio Duchamp, que no ocultó su desprecio por lo que hacían estos jóvenes, no dudó en señalar que" aquellas obras no estaban bien pintadas".  

 El descendimiento de la cruz, Roger van der Weyden, 220X265 cm. Año 1435 
Museo del Prado, Madrid España 

Cuarenta años después, la muestra vuelve a reunirles, pero ahora como verdaderos triunfadores. El pintor Eduardo Arroyo (que, según confiesa, había ido a París para poder escribir), fue uno de los protagonistas de aquel movimiento, con una decena de obras presente en la exposición. Para Descubrir el Arte ha escrito la crónica de aquellos años convulsos.

 Magdalena penitente, Tiziano, Oleo sobre lienzo, 118 X 97 cm. Año 1565 
San Petersburgo, Museo del Ermitage


En Bruselas se puede contemplar ahora mismo una muestra insólita e infrecuente que, bajo el título De Brueghe/ a Rubens, despliega una selección de los tesoros de las colecciones reales de Inglaterra, dispersas en diferentes sedes. Aunque acotada temporalmente, tal y como su propio título indica, la exposición permite contemplar algunas de las mejores obras del conjunto. Aprovechando este acontecimiento, publicamos un amplio dossier sobre la historia de las diferentes colecciones reales (Gran Bretaña, Italia, España, Francia, Baviera y Rusia) que, en general, están en el origen de los grandes museos nacionales. Cada colección tiene una historia diferente  (Italia es muy especial, entre Florencia y el Vaticano) pero todas ellas confirman el  interés de las casas reales por el coleccionismo a partir del Renacimiento. Nuestro Museo del Prado es la mejor prueba de ello.

Jesús cura a un paralitico, Antoon van Dyck, Oleo sobre lienzo, 120X149 cm, 
Colección Real Británica




No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...