20 de agosto de 2011

HANS HOLBEIN, RETRATO DEL MERCADER GISZE, STAATLICHE MUSEEN, BERLÍN



Hans Holbein, Retrato del mercader Gisze, 1532, Óleo sobre tabla de roble, 96,3 x 85,7 cm. Staatliche Museen, Berlín, Patrimonio Cultural Prusiano, Pinacoteca 


Hans Holbein el joven comenzó a trabajar en Basilea, Tenía una gran amistad con Erasmo de Rotterdam, que lo recomendó en Inglaterra, donde Holbein se estableció definitivamente en 1532, A partir de 1536 entró al servicio de Enrique VIII como pintor de cámara; sin embargo, también recibió encargos de otras personas, como el mercader alemán residente en Londres Georg Gisze.

El retrato muestra a Gisze de medio cuerpo, Este joven y acomodado mercader se encuentra en su factoría, en la que hay todo tipo de material de trabajo (libro de cuentas, material de escritura, tijeras y lacre), situado detrás de una mesa cubierta con una valiosa alfombra oriental.

Encima de él, grapadas en la pared, las señas personales: "Lo que ves aquí muestra la imagen y los rasgos de Georg; así de vivos son sus ojos; así están formadas sus mejillas, a sus 34 años, en el año del señor de 1534" Sus características se representan de forma simbólica, El florero colocado en un primer plano con un ramillete de romero y claveles representa las virtudes del retratado amor, fidelidad, pureza y modestia.

Asimismo la claridad del cristal indica la sinceridad del mercader, La fragilidad del delicado florero también puede simbolizar, así como el reloj que marca el paso del tiempo, el carácter efímero de la vida.